Sixto Rodríguez y los caprichos del destino

Andrés Correa

Sugar-Man

Después de ver el documental “Searching for the sugar man” (2012), dirigido por Malik Bendjelloul, en el cual se cuenta la increíble y mítica historia de Sixto Rodríguez, quedé perplejo mirando la pantalla, pensando en las miles de historias que podrían haber sido y no lo fueron debido a una mala pasada del contexto histórico y cultural del momento.

El film, ganador del “Premio Óscar” al mejor documental, cuenta cómo Sixto Rodríguez tuvo una existencia paralela sin saberlo: En Detroit –Míchigan–, su ciudad natal, fue un músico ignoto que tocaba para bares y grabó dos discos a comienzos de la década del ’70 sin obtener éxito alguno; en Sudáfrica, en cambio, los resultados fueron distintos y se transformó en un verdadero músico de culto, superando incluso en ventas a bandas como The Doors o The Rolling Stone. Sus letras, llenas de calle, poesía y contracultura, fueron tomadas simbólicamente por los movimientos en contra del apartheid. Lo curioso es que Rodríguez no se enteró del éxito comercial conseguido en el sur del continente africano hasta el año ‘98, gracias a dos periodistas sudafricanos que lograron contactarse con él.

“I wonder”, perteneciente al primer disco de Sixto Rodríguez: Cold Fact.

“Nadie es profeta en su tierra”, dice la mitología bíblica, y Rodríguez encajaría perfecto con éste dicho popularizado. En todo momento tenemos que lidiar con las malas pasadas que nos juega el destino. Muchas veces debemos hacerle frente para salir vencedores: Me pregunto qué habría pasado si The Beatles hubiesen seguido el consejo de aquel productor que en su momento les dijo que el formato de banda pop no iba con lo que la gente buscaba y que sólo triunfarían músicos solistas; o si lo que rodeaba al mundo Leo Messi no hubiesen tomado la decisión de acudir al Barcelona para probar suerte, luego de que tanto Newell’s como River desestimaran hacerse cargo del tratamiento por el problema de crecimiento del crack rosarino. Otras veces la vida te sorprende con un cross fulminante y te encontrás con que ya nada será como había sido: “Pato” Fontanet estaba en la cúspide de su momento artístico, viviendo en carne propia lo que siempre había soñado, hasta que una noche trágica lo convirtió de artista en asesino. “Fue un chiste, fue la vida o una mueca del destino”, lo consuela León Gieco en la canción que le dedicó.

Así es y será nuestra estadía. Por más que nos empecinemos en creernos capaces de transformar nuestro mundo, solo somos socios minoritarios del destino y tenemos un pequeño poder de decisión en él. Sin embargo, en ese estado de incertidumbre radica lo lindo y desafiante de la vida. Cada día somos algo distinto a lo que éramos y lo único que permanece en nosotros es un cambio continuo. Aceptar ese desafío nos hace más fuertes. Sixto Rodríguez lo entendió perfectamente. Por eso, luego de ofrecer una serie de recitales en Sudáfrica y experimentar ser lo que había querido casi treinta años atrás, decidió que su vida siguiese el curso que había tenido: Continuó trabajando como empleado de la construcción en Detroit, sin aceptar el tentativo mundo de la industria musical.

La historia de Rodríguez es notoria y, en un punto, gratificante. De alguna manera, el artista logró el merecido reconocimiento por más que haya sido a miles de kilómetros de lo esperado. Sin embargo, me hace pensar en todas aquellas personas que no pudieron llegar a ser lo que hubiesen merecido. En aquellos caprichos del destino que, vestidos de jueces, expulsaron del éxito a tantos bajo causas desconocidas. Talentos desperdiciados por no lograr la recepción esperada; artistas sin los medios necesarios para mostrar de qué son capaces; genios nacidos en el tiempo equivocado. Las cenizas de Giordano Bruno lo demuestran mejor que nadie.

Casos, ejemplos, historias que no nos sirven más que para confirmar lo frágil de nuestra existencia social, y que si realmente queremos ser, debemos volvernos inmunes a lo que nos rodea, ya que no existe mejor medida que la vara autoimpuesta para saber verdaderamente quienes somos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s