Casados con hijos: una crítica a la época

Luciano Sáliche

1459018_453905804715104_245172728_n

I

Todo el consumo mediático de series, películas, novelas, libros, bandas, radio y programas de TV, por más berreta que parezcan, son cultura. No hace falta entrar en una definición antropológica, histórica o culturalista para demostrar que el paradigma que encasillaba a la palabra cultura como lo artístico (las bellas artes: pintura, literatura, música, escultura, danza) se derrumbó hace rato. Hoy se puede afirmar -no hay oposición que demuestre lo contrario con sólidos argumentos- que la cultura incluye a toda la producción cultural del entretenimiento.

Los productos que nos ofrece la industria cultural marcan a una generación porque de alguna forma reflejan los valores y costumbres de la idiosincrasia dominante de una época. Por eso, hace unos días imaginé una situación donde mi hijo -espero algún día tener uno así que es válido el supuesto- me pregunta qué carajo son los Argento. Entonces pienso que habría que hacerle una buena introducción para dar con el objetivo: explicar qué tiene este programa de TV que representa tan claramente a esta época.

II

Argento es el apellido de la familia protagonista de la serie televisiva Casados con hijos, versión argentina de Married…with children. La serie original se estrenó en EEUU en 1987 pero la local se realizó entre 2005 y 2006. Las sitcom (abreviatura de lo que en inglés es comedia de situaciones) comenzaron a usarse en EEUU en los 60 y hasta el día de hoy siguen dando éxitos. Este género posee un formato donde el lugar en que suceden los hechos es siempre el mismo, los personajes son siempre recurrentes, las historias empiezan y terminan en cada capítulo -a diferencia de las novelas que requiere seguir desde el primer episodio hasta el último- y contiene risas grabadas o en vivo. Casados con hijos representa a una familia tipo argentina del barrio porteño de Flores, los Argento -el apellido de los protagonistas refiere a gentilicio del país-, donde su clave reside en la tragedia de los acontecimientos porque el infortunio y la mala suerte de los personajes hacen de base a la construcción del humor.

Los Argento son un reflejo de la sociedad argentina pero lo hacen desde la parodia, un recurso muy generoso que les permite criticar desde el humor. Las críticas que se realizan desde Casados con hijos tienen que ver con la coyuntura de época, por eso no sólo se puede analizar la serie por las historias que se narran sino también desde sus personajes dado que cada uno posee una identidad rica en características.

III 

Pepe Argento, el personaje principal interpretado por Guillermo Francella, es el padre de la familia. Los rasgos de competencia en su personalidad tienen que ver con una representación -consciente o no- de las propias contradicciones del capitalismo. Pepe es el sustento, el que “trae el pan a la casa”. Eso le da capacidad de tomar todas las decisiones. Es competidor porque el mundo es competidor pero claramente no gana. Todas las expectativas que tiene terminan por caerse cuando la mala suerte se hace presente. Por lo tanto, sabiéndose perdedor, argumenta que su única estrategia posible es la trampa. Trabaja en un comercio de calzados donde sólo hay dos trabajdores (él y Lalo, interpretado por el actor Manuel Wirtz). Es un obrero típico de esta nueva era: no está organizado, no tiene delegado que lo represente frente a su patrón, no muestra ninguna relación con el sindicato, no posee una conciencia de clase que lo fomente a intentar revertir su precaria situación económica y organizarse en masa [1] . Un ejemplo claro es el odio que Pepe tiene para con las clientas que atiende en el negocio. Su odio irracional hacia “las gordas” se debe a la alienación del lugar que ocupa en el ciclo de producción, que no le deja ver las reales cuestiones materiales de su desgracia.

Pepe se considera a sí mismo un tipo ganador -a diferencia de lo que realmente ocurre- y un líder. Su ego se exagera para poder representarlo como egocéntrico, agrandado, porfiado y ganador. Rasgo que se contrapone con su fanatismo por Racing, un club de fútbol argentino con una particularidad: estuvo 35 años sin salir campeón. 

Para que el análisis no se torne extenso -y para que mi hijo no se duerma- simplemente nombraré al resto de los personajes: La familia además de Pepe se compone por Coqui y Paola, interpretados por Darío y Luisana Lopilato. Coqui es un pibe de 17 años y virgen. Si bien ha tenido relaciones sexuales con dos mujeres, su personaje se construye desde la virginidad. Paola, un año mayor, es lo contrario: posee una gran experiencia sexual porque decide con quién encamarse y lo hace sin tener ningún tipo de mesura. La esposa de Pepe es Moni Argento (Florencia Peña) que posee una exuberante inutilidad (no trabaja, no cocina, no limpia la casa, no estudia, no hace nada) y por un apetito sexual incontrolable. A esta familia se le agregan sus vecinos, los Fuseneco. Dardo (Marcelo de Bellis) y María Elena (Érica Rivas) son lo opuesto a los Argento: una pareja pulcra, responsable, enamorada, con un sexo frecuente, y -en términos de competencia capitalista- exitosa (ambos trabajan en el banco Osaka-Tokio). Tanto con los Argento como en los Fuseneco, la serie pone bajo la lupa a la institución familia y sus innumerables contradicciones. Además hay un perro, mascota de los Argento, que se llama Fatiga; su nombre es la perfecta literalidad de su personalidad.

IV

Si seguimos tomando como eje a Pepe en relación al resto de los personajes podemos encontrar que la crítica a la sociedad se acentúa. Su esposa le pide sexo, él no quiere. ¿Por qué no quiere? Primero porque su cuerpo ya no tiene la exuberante y curvilínea figura de cuando se casaron. La mujer entendida como una mercancía que se devalúa con el tiempo, que pierde su valor. Si bien ésto puede ser una crítica al machismo del programa -porque lo hay y de sobra-, lo particular se da en que para la mujer el cuerpo masculino también es una mercancía, es decir, un objeto de deseo donde lo que está en casa -el marido- no es lo mejor pero es lo que hay. En los Argento no existe una diferenciación sexista formal en este caso  [2] .

El segundo motivo recae en las condiciones materiales que vive Pepe: la explotación que recibe en su trabajo (su personalidad de ganador le dice que es humillante ser un obrero del calzado) le quita el apetito sexual  [3] .

La relación que tiene Pepe con cada uno de sus hijos es opuesta debido a la exageración del estereotipo que la serie impone. Coqui es una verdadera vergüenza porque el estigma patriarcal de la sociedad de la época impone que el hombre debe ser un macho cabrío [4], un verdadero conquistador frente al género femenino e imponer toda su virilidad como símbolo de dominación social. Coqui carga con la exigencia de ser hombre y tener que demostrarlo. Pero al ser virgen y tener tanta mala suerte con las mujeres es considerado un idiota, un ser inferior. De hecho, ante esta recurrente situación Pepe tiene mucho miedo de que su hijo sea homosexual: el gran calvario del padre machista.

Por su parte, Paola siempre oculta su realidad frente al padre conservador. Ella disfruta de su efervescente adolescencia, disfruta de cada encuentro sexual ocasional que se le aparece, disfruta de cada noviazgo y de la compañía de varios “chongos”. Pepe no puede saber que su hija tiene ese goce tan liberado porque, y he aquí una nueva crítica al sistema patriarcal, la mujer tiene la obligación de ser dulce, hermosa, coqueta, angelical y casta. Esta figura se contrapone con la de su madre ya que Moni -y Pepe lo sabe-, antes de casarse, ha estado con todos los hombres que ha querido.

Del vínculo que mantiene con Dardo, su amigo, subyace una relación de poder. Dardo es muy predecible, dócil y fácil de convencer. Ésto potencia el ego ganador de Pepe. Dardo representa al marido perfecto que atiene de sobremanera a su esposa, la provee de todo lo que ella necesita aumentando su debilidad [5]. Pepe no siente celos, al contrario, se burla y le advierte de su posición de denominado.

Debo confesarlo, María Elena es mi personaje preferido. No sólo por la sensualidad que expone el personaje en las diferentes escenas sino también por el gran atractivo que su personalidad delirante contiene. María Elena es una mujer decidida, reflexiva, violenta, expresiva, psicótica y alcohólica. Al igual que Pepe, posee una personalidad fuerte, por eso son constantes sus conflictos y se baten a duelo con graciosos y elocuentes insultos. Podríamos afirmar que es su enemigo. Lo que ella más de desea en la vida es la penuria de Pepe. Cada vez que algo le sale mal ella lo disfruta.  María Elena es, ante todo, feminista. Con cierta frecuencia se rebela frente a lo establecido y reflota una simbología revolucionaria [6].

V

Casados con hijos es un programa que critica la época pero también posee sus falencias. Como la gran mayoría de los programas de TV humorísticos, uno de los pilares de su estructura es el estereotipo. Por este motivo podemos observar el gran carácter machista del programa. Si bien hay una constante parodia del sexismo en la figura de Pepe, la homosexualidad a lo largo de la serie es presentada como un desvío, como algo vergonzoso. El gay es una loca, un puto. Se resaltan sus gestos femeninos (los movimientos de las manos, la agudeza en la voz, la vestimenta) de una manera tal que hacen una burla [7].

Esta gran serie argentina tuvo solamente dos temporadas: la primera en 2005 y la segunda en 2006. Nunca más se volvió a realizar. Desde el 2008 se continúan pasando las repeticiones y hoy se ha tornado un programa tanto de culto como popular.

VI

Imagino a mi hijo con los ojos grandes como platos escuchándome atentamente. Me dirá que lo quiere ver ahora mismo, que lo busque en Youtube y que le ponga algún capítulo. Luego de unos minutos dejará de ver la pantalla con la concentración del principio y su emoción irá disminuyendo. Porque Casados con hijos –como muchos productos culturales- es un programa que refleja una época y quizás las próximas generaciones no logren comprender la frescura, la chispa, la reflexión, el diálogo constante con la coyuntura que tiene. O a lo mejor sí.

NOTAS

[1]: Si bien los Argento viven en una casa cómoda y grande, siempre tienen la heladera vacía y nunca tienen dinero.

[2]: En el capítulo Arde Troya las mujeres van a un club de stripper y en el capítulo El cumpleaños de Coqui los hombres van al cabaret. Además en Rémoras y metrosexuales hay un diálogo que hecha luz sobre la cuestión de género: María Elena dice que odia que “los hombres hayan tomado el tema cosméticos para ellos, era nuestro último bastión femenino [Pepe se estaba tornando metrosexual]”, a lo que Moni le responde “Mirá María Elena, disculpame una cosa, pero la culpa es nuestra porque nosotras invadimos las canchas”. Acto seguido ambas empiezan a saltar y gritar eufóricamente “¡Dale Bo! ¡Dale Bo! ¡Dale Bo!”

[3]: En el capítulo Ese abogado del diablo Moni enumera el porqué del flojo desempeño sexual de su marido: “Pasa que mi Pepito trabaja en una zapatería horrible con gordas sudadas. Yo le dije, pepe, tenés que tener vacaciones, ándate a la playa o a Córdoba (…) Yo sé que él ahí me va a dar masa sin parar. Pero necesita descansar.”

[4]: Símbolo griego de la fertilidad.

[5]: Un día Dardo se cansa de la manipulación diaria que recibe y deja a su mujer (ésto dura varios capítulos) entregándose de lleno a mantener relaciones esporádicas con diferentes tipos de mujeres.

[6]: En el capítulo Paola, la empleada del mes María Elena decide toma un local de Hamburguelandia junto a los empleados por la “explotación imperialista para con los a los trabajadores”.

[7]: El Matrimonio Igualitorio (modificación del Código Civil para incluir en este derecho a las personas del mismo sexo) en Argentina se instaló en el año 2010, cuatro años después de finalizada la grabación.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s