Los locos no toman Coca-Cola

Andrés Correa

Coca-Cola Arma

Coca-Cola lanzó su nueva campaña publicitaria a nivel mundial llamada “volvámonos locos” , en la cual exponen y promueven historias reales de personas que realizan actos desinteresados de bondad. Situado en las entrañas del sistema, la marca insignia del capital nos dice bajo la bandera de la filantropía qué es lo que realmente la sociedad necesita.

Desde hace tiempo la estrategia de marketing de la marca líder en gaseosas ha sido colmar la pantalla del televisor con el mensaje asociativo de Coca-Cola = Felicidad. Una sociedad sin conflictos, infinitamente feliz, siempre dentro de las relaciones afectivas libradas de problemas: la familia, la amistad, el amor. Ahora, sin alejarse del eje principal, la empresa decidió agregarle el picante de otra idea abstracta: la locura.

Según la RAE la locura es la “privación del juicio o del uso de la razón”. Sin embargo, el concepto ha tenido diferentes interpretaciones a través de la historia. Michel Foucault en “La historia de la locura en la época clásica” (1961) realizó una historización del concepto de la locura desde el renacimiento hasta la modernidad con el fin de quitarle el velo de la naturalidad impuesto por la psicología y la psiquiatría moderna hacia la locura como una enfermedad mental. Para el filósofo francés, esa idea formaba parte de una serie de prácticas sociales y discursos institucionalizados pero que nada tenían que ver con lo natural. Por lo cual, hablar de locura implica centrarse en cierto campo acotado de la idea.

 Alguien dijo una vez que la única diferencia que existe entre las personas que están dentro de las instituciones mentales y aquellos de nosotros que estamos fuera… es que nosotros somos la mayoría. Si ellos fueran la mayoría nosotros estaríamos dentro.

                                             

•        •        •

El spot de Coca-Cola para medios audiovisuales e internet comienza con la canción del inglés Roger Hodgson “Give a Little Bit” (dar un poco) y se pueden ver a personas de todo el mundo haciendo cosas por simple altruismo: desde una chica que choca los cinco con desconocidos hasta un hombre que pone hamacas en lugares insospechados. “En la actualidad, todo está tan tergiversado que cuando la gente realiza un acto de bondad es considerado como un loco. Desde Coca-Cola sabemos que ese tipo de locura es la que el mundo necesita”, dice Stephan Czypionka, Director de Marketing de Coca-Cola Argentina.





Por eso la campaña remite a la locura como a aquellas acciones que podrían ser consideradas fuera de lo común o inesperadas por la sociedad. Coca-Cola invita a cambiar el mundo pero con recaudos; que esos gestos de “locura” sean mínimos, insignificantes, no vaya a ser cosa que se quieran cambiar las condiciones por la cual Coca-Cola logró ser la marca más famosa del planeta: su nombre es la segunda palabra más conocida del mundo, detrás de “ok”, y se estima que el 94% de los aproximadamente siete mil millones de habitantes de la Tierra conocen la Coca-Cola. Está claro que para semejante alcance y poder se necesita toda una estructura detrás que permita el libre avance del gigante de Norteamérica sobre la totalidad del planeta.

Por otro lado, el doble discurso en la publicidad es como la mentira en los abogados. En el video publicitario se puede ver también a un actor pacifista que quiere parar la guerra por un día: ¿Coca-Cola pidiendo la paz mundial? La historia de la empresa demostró una postura alejada del antibelicismo. Fue el patrocinador de las Olimpiadas de 1936 en Berlín, promovidas por el Estado Nazi, y continuó con sus negocios con Alemania en la Segunda Guerra Mundial hasta el ingreso de Estados Unidos en la contienda en 1941.

No hay duda de que los locos son quienes pueden cambiar al mundo. ¿Qué locos?, justamente aquellos con la capacidad suficiente para elevarse sobre lo establecido y proponer que las cosas sean de otra manera. Quienes son juzgados y etiquetados de locos por la mirada conservadora, los que creen que si bien el barco va por rumbo errante no exigen un cambio de dirección sino del barco mismo. Y esos locos no toman Coca-Cola.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “Los locos no toman Coca-Cola

  1. manuel

    Excelente post!! Coca Cola= droga.
    Les aseguro que Stephan Czypionka, Director de Marketing de Coca-Cola Argentina no toma ni por casualidad esta gaseosa, el sabe muy bien lo que produce.

    Muy bien Correa!

  2. Juan Manuel Monsalvo

    Excelente!

  3. Muy bueno, el final te la deja “picando” como quien diria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s