El narcisismo mediático en Tiempos Modernos

Ramiro Guardia

Tiempos Modernos

“Pensé en un mundo sin memoria, sin tiempo,
consideré la posibilidad de un lenguaje que ignorara los sustantivos,
un lenguaje de verbos impersonales o de indeclinables epítetos”

El inmortal – Jorge Luis Borges

La sociedad posmoderna en el siglo XXI sigue su curso a un ritmo acelerado. Las nuevas relaciones de poder establecidas en la actual virtualidad social provoca la existencia de emergentes comportamientos que se adaptan a los nuevos formatos de vinculación. El filosofo Séneca en su escrito “Sobre la Brevedad de la Vida” [1] , afirmaba que algunos hombres arrastrados por las pasiones, “se consumen en una esclavitud voluntaria, dejándose llevar por una veneración hacia sus amos”. La nueva masa ociosa crea falsos ídolos, amistades sin profundidades ni ligamentos entre “ellos” y “los otros”, aunque conectados de manera distante a todo momento. La fragilidad humana es batallada por el entretenimiento de la industria que circula con el flujo de la información en la inmediatez de lo cotidiano. Se eclosiona una nueva forma de expresión del lenguaje que modifica el habla reflejadas en frases y entonaciones como “olvidate”, o “qué onda”. Ni siquiera Rantes [2], el paciente volador no identificado que viene de otro mundo a investigar la estupidez humana podría hallar respuestas.

Años anteriores Sir. Charles Spencer Chaplin en el clásico filme “Tiempos Modernos” (1936) había registrado, entre otros detalles, una descripción obtenida de la naturaleza humana en el contexto de la Gran Depresión. Allí anticipa en el inicio del relato [3] que se vera “Una historia sobre la industria, la iniciativa individual – la cruzada de la humanidad en la búsqueda de la felicidad”. ¿Qué valores de felicidad se sobrepone en la condición humana en la época actual entre tanta mediatización?

Bajo la tecnología de la información, la ciudad global, ha distribuido su espacio en un soporte material que organiza el tiempo transformando categorías fundamentales de la vida humana. Windows abrió sus ventanas a una dimensión desconocida; sin saber, que en un futuro redes sociales como Facebook y Whatsapp, desde la convergencia en distintos dispositivos, determinarían huellas en la memoria de la identidad del hombre. A posteriori , la mayor complementariedad es la idea del reloj biológico que se extiende a las distintas herramientas de comunicación. Cada acción de experimentar sobre las redes sociales Facebook y Whatsapp está marcada por una cronología de acciones en un calendario. El sentido se organiza en torno a una identidad que se construye socialmente. Algunas legitimadoras, otras de resistencia y, también están las neutrales. El celebre poeta Julio Cortazar, manifestaba [4] que “cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire”. ¿Cómo experimenta el hombre al nuevo orden de control social desde la mediatización?

En las funciones de Facebook existe el botón me gusta que permite valorar la aprobación de otros usuarios. A partir de allí, se da origen a un conflicto de sentido del ser para otro [5] . La figura de Imago [6] designa un valor donde se pone una virtud ligada al narcisismo y a la identificación como transformadora del Yo [7]. Distintas figuras de reconocimiento mundial toman mayor participación para difundir su mensaje a sus “seguidores”. Las instituciones intervienen en la dinámica de juego a nivel político, religioso y cultural en las esferas de la lucha virtual. A su vez, las empresas expanden contenido publicitario e imponen sus criterios de noticiabilidad. Hay quienes exhiben a través de la red prácticas sociales de cualquier índole como un casamiento o un viaje de vacaciones. También están aquellos que desean compartir su alegría por la llegada de un nuevo miembro a la familia. Y es imposible no señalar, a los que publican su última aparición con vida y anuncian el devenir de un suicido. ¿La mirada del otro moldea la libertad del cuerpo?

Whatsapp por su parte propone una mensajería multiplataforma. Entre las preguntas frecuentes  de su uso, se lee la cuestión de cómo ocultar la última hora de conexión, y responde que “no hay una forma de hacerse invisible”. El que es abierto en el encontrarse concibe como una determinación existente de aquel sujeto que es en el modo de relacionarse con el mundo [8]. La “última conexión” registra un significado de existencia ante los ojos que lo ven. La imagen propia es devuelta en una inagotable sed de admiración y reconocimiento que obedece a su visión del mundo. El programa Instagram aplica la transformación de las fotografías con el fin de resaltar la “belleza”. A fines del SXIX, Oscar Wilde, en su novela “El retrato de Dorian Gray”, conceptualizaba la belleza, la juventud, el hedonismo, la inmortalidad y el narcisismo entre otros. Y en una critica de época afirmaba a través de la voz de sus personajes que “La belleza autentica, termina donde empieza el aire intelectual”. Cabe mencionar el mito de Narciso que cuenta como muere contemplando su reflejo en un rio; el amor que se tenía a su imagen lo llevo a su fin. Eran otros medios de identificación. ¿Cómo el hombre forma su identidad a través del tiempo? ¿Es el hombre el resultado de su existencia en el tiempo?

Finalmente, en la obra pictórica surrealista, “La persistencia de la memoria”, Salvador Dalí, transmite el paso inexorable del tiempo, los relojes y la memoria que se reblandecen. Las horas que pasan y el tiempo no se detiene. Cada reloj marca horas diferentes, es relativo. Sobre el cuadro hay moscas que posan sobre el minutero como burlándose del tiempo. En la misma linealidad, Jorge Luis Borges, creía todas las criaturas menos el hombre eran inmortales, “pues ignoran la muerte; lo divino, lo terrible, lo incomprensible”. ¿Cómo el hombre puede ser eterno si no comprende el misterio de la vida y la muerte? Sobre el final de la película “Tiempos Modernos”, Chaplin, luego de todas sus experiencias pocas fortuitas, sonríe y sigue su camino con una sonrisa por la ruta hacia un horizonte nuevo porque consigo lleva la compañía de su amor. Un símbolo de la industria cultural que paso a la inmortalidad un 25 de Diciembre de 1977.


NOTAS

[1]: SENÉCA: Sobre la Brevedad de la Vida. Editorial Edaf. 2009

[2]:Personaje principal de la película “Hombre mirando al sudeste” dirigida por Eliseo Subiela en 1986.

[3]:Extracto inicial de la pelicula “Modern Times”. A Story of industry, of individual Enterprise – humanity crusading in the pursuit of apiñes”

[4]: CORTAZAR, Julio. Historia de cronopios y famas. “Instrucciones para darle cuerda a un reloj”. Editorial Punto de Lectura. 2010

[5]: SARTRE, Jean Paul. El Ser y La Nada. Editorial Losada

[6]: ARISTÓTELES: La retórica. Editorial Libertador. 2004

[7]:FREUD, Sigmund. (1914) Introducción del Narcisismo. Amorrortu Ediciones. Vol. 14 Bs. As., Argentina.
FREUD, Sigmund. (1921) Psicología de las masas y análisis del yo. Amorrortu Ediciones. Vol. 18 Bs. As. Argentina. Cap. VII.
FREUD, Sigmund. (1923) El yo y el ello. vol. Amorrortu Ediciones, Bs.As. Argentina

[8]: HEIDEGGER, Martin. El Ser y El Tiempo. Fondo Cultura Económica. 2007.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s